Alimentación del Adulto Mayor

Comer saludablemente, combinado con la actividad física regular, puede ayudar a una persona a vivir una vida plena y activa, preservando la independencia en la vejez.

10 pautas dietéticas simples para ayudarte a mantenerte bien en la vejez:

Equilibre su consumo de alimentos con la actividad física: cuanto más activo sea, más alimentos necesitará. Vigile el tamaño de las porciones de comida, si es menos activo, elija porciones más pequeñas y agregue suficientes verduras, ensaladas y frutas.

Incluya un alimento con carbohidratos (pan, arroz, pasta, papa o cereal) en cada comida. Elija opciones con alto contenido de fibra cada vez que pueda (consulte la siguiente sección para obtener sugerencias).


Apunte a cinco porciones de frutas y verduras por día. Estos están repletos de nutrientes importantes para ayudarlo a mantenerse saludable. Recuerde que estos pueden ser frescos, congelados, enlatados o secos. El color es importante: tenga una mezcla de frutas y verduras de diferentes colores cada día, como manzanas, naranjas, plátanos, espinacas, repollo, zanahorias, camote, brócoli, coliflor, pimientos, maíz dulce.

Los alimentos con proteínas ayudan a crear nuevas células y a mantener sus músculos sanos. Manténgase en forma y fuerte comiendo una variedad de alimentos ricos en proteínas cada día. Grandes fuentes incluyen carne magra, pollo y pescado. El salmón, las sardinas, la trucha, el atún fresco y los arenques ahumados contienen grasas omega 3 saludables para el corazón. Comer frijoles, huevos y nueces es una forma simple de aumentar la proteína en su dieta.


Mantenga sus huesos saludables consumiendo tres porciones de productos lácteos bajos en grasa (leche, yogur o queso) por día. Los alimentos lácteos con calcio y vitamina D añadidos son aún mejores. Esté atento a estos en el supermercado como alimentos enriquecidos.